Sob os olhos de uma estrangeira

Por Mayara Morales

Ao longo de sua trajetória, a argentina Eva Piwowarski, curadora do Festival de Cinema de Gramado, esteve envolvida em muitos projetos de incentivo ao cinema latino-americano. Em 2014, Eva assumiu a curadoria do festival após o infarto fulminante do ator José Wilker. Desde então, o evento tem um olhar feminino e estrangeiro sob suas produções cinematográficas. Confira na íntegra a entrevista em espanhol.

Cuál fue el factor más importante para aceptar esa invitación de curaduría?
Este es el cuarto año que soy curadora en el Festival de Gramado, y me siento muy agradecida cada año de haber sido invitada para tan honrosa función. El factor más importate ha sido la historia que me une con el cine brasileño y con este querido Festival. “Mi primer Gramado” fue en el 94 cuando Esdras Rubim hizo un espacio para debatir acerca de la integración de nuestra industria en el Mercosur. Gramado, su festival y su gente ganaron mi respeto y afecto para siempre. Hoy me siento una gramadense más cuando, junto a mis colegas curadores, buscamos la mejor producción para honrar al Festival.

Tiene una vasta experiencia con producciones audiovisuales. Cómo sucede su proceso de curaduría con relación a las producciones que formarán parte del festival?
Mi proceso tiene, por naturaleza, una mirada como productora y desde la realización, pero sobre todo esta influida por mi formación cinematográfica pero también por mi vocación con la integración cultural y audiovisual latinoamericana. Asistir a unas 200 películas por año, con toda la producción brasileña y con la diversidad de producción latinoamericana, es un privilegio para un cineasta. Te obliga a actualizarte, a repensar tus afirmaciones, ante una riquisima producción que interpela el mundo actual. Es una oportunidad para el conocimiento, el asombro y la emoción.

En comparación con otros festivales, cuál es el diferencial del Festival de Cine de Gramado?
El Festival de Gramado tiene la inteligencia de conservar su propia tradición, tanto en estética, organización y contenidos. Es un festival con una identidad fuerte, y bien construida a lo largo de 45 años. Esa identidad tiene que ver con la magia de la ciudad que lo contiene, con un formato de Festival internacional con el glamour que corresponde a una gran fiesta de cine, con el afecto desplegado con cada figura homenajeada, cada invitado, cada película. Creo que el diferencial es justamente el poder unir lo mejor de un gran Festival Internacional con la contención amistosa y afectuosa, personalizada, que brinda la organización.

Como es formar parte de la 45ª edición del Festival de Cinema de Gramado?
Un orgullo y una gran responsabilidad.

Cómo evalúa la edición de ese año?
Debemos esperar a que suceda para evaluarlo, pero auguro que será sorprendente. Un gran Festival como se merece Gramado y Brasil.

Qué destacas de las producciones cinematográficas gauchas?
El crecimiento en cantidad y calidad que cada año trae la producción gaúcha, con sus cortos y largos. Sin duda, el cine gaúcho es ya una marca en el cine brasileño y un polo de producción muy importante. De hecho, fue desde RGS que se comenzó a co producir con Argentina, Uruguay y Chile. La cultura e identidad gaúcha es común a los países sudamericanos, y eso potencia las oportunidades de co producir. Hay profesionales muy destacados en todas las áreas y muy queridos amigos con los que nos une ya una historia común.

Fotos: Edison Vara/PressPhoto

Related Post

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *